Las cámaras urbanas para multar, ¿fuera de la ley?

Las cámaras que controlan semáforos o la circulación en zonas restringidas no están sometidas a ningún control, por lo que se pueden recurrir las multas. Cada vez es más habitual ver en las ciudades cámaras sobre los semáforos, que controlan quien lo rebasa mientras la luz está roja y en zonas del centro, con la circulación al tráfico restringida (como el Barrio de las Letras en Madrid). Pues bien, un equipo de abogados informa de que las multas que ponen estos dispositivos vulneran el principio de presunción de inocencia que asiste a todo administrado, dado que la denuncia del agente se apoya en medios que no cumplen con la normativa vigente. El problema de estas cámaras es que no están sujetas, como deberían a un control metrológico como los que establece la ley Ley 3/1985, del 18 de marzo. El real Decreto Legislativo 339/1990 de 2 de marzo señala que deben regirse por los términos de esa ley todos “los instrumentos, aparatos o medios y sistemas de medida que sean utilizados para la formulación de denuncias por infracciones a la normativa de tráfico”. Sin duda, el mayor problema se da en las cámaras situadas para controlar semáforos. La Ley de Tráfico en su artículo 65.4 sanciona saltarse un semáforo como falta grave, con una multa económica de 200 euros y la pérdida de 4 puntos. Eso ocurre también si el semáforo está en ámbar, pero el actual Reglamento de Circulación establece que el conductor de un vehículo en un semáforo ante la luz amarilla no intermitente debe detenerse, y si es amarilla intermitente debe extremar la precaución. Este tipo de multas están siendo recurridas con éxito. Los jueces señalan que “las intermitencias no se aprecian en la fotografía y que la Administración no las precisa”. Además, la sentencia apunta que
Continuar leyendo...

Los nuevos límites de velocidad llegarán tras el verano

Los nuevos límites de velocidad, que aumentan la velocidad en autovía a 130 km/h y la reducen en otras vías, llegarán tras el verano. Pero hay más cambios. Habrá que esperar a que se apruebe el nuevo Reglamento General de Circulación, cuyo borrador estuvo expuesto en fase de información pública hasta el pasado 5 de junio, para hacer llegar alegaciones a la Dirección General de Tráfico (DGT). Este nuevo reglamento incluirá las novedades incluidas en la reforma, ya vigentes salvo los límites de velocidad. Ahora la DGT estudiará esas alegaciones y cuando de el visto bueno al texto definitivo, será aprobado por Consejo de Ministros. Entonces solamente faltaría publicarlo en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y entraría en vigor tres meses después. Así las cosas, todas estas nuevas normas de velocidad entrarán en vigor después del verano: Límite de 130 km/h en autovías Los turismos y las motos de dos o tres ruedas podrán circular a 130 km/h cuando lo indiquen los paneles de mensaje variable “de forma temporal y en tramos en los que existan índices contrastados de seguridad, buenas condiciones de trazado y pavimentación, y óptimas condiciones meteorológicas y ambientales”. Se trata de una medida que el Ministro había confirmado en 2012 pero que no pudo ponerse en marcha en 2013 debido a las limitaciones presupuestarias. Límite de 90 km/h en carreteras convencionales Coches, motos y cuadriciclos no podrán superar 90 km/h (antes 100 km/h) cuando circulen por una vía con un ancho de al menos 6,5 metros (baremo que sustituye a los actuales 1,5 metros de anchura del arcén). Esta limitación se baraja desde 2011, justo después de anular el límite de 110 km/h en autovía, una medida tomada para ahorrar combustible. El límite bajará de 90 a 70 km/h si la calzada es menor de
Continuar leyendo...