Radares tráfico España

España es el segundo país de Europa con más radares por kilómetro

Es por nuestra seguridad. Así es como justifica la DGT la instalación de radares en las carreteras españolas y la elevada inversión en los diferentes Pegasus que sobrevuelan esas carreteras en busca de infractores. Un tema que sigue siendo fuente de polémica y está rodeado de un alo recaudador que resulta fuente de críticas, quejas e incluso vandalismo hacia los cinemómetros. Las asociaciones de conductores y ciertos sectores de la población son los que más critican la mucha inversión en métodos sancionadores, siendo mínima en revisión y mejora de la infraestructura. La Dirección General de Tráfico tiene instalados más de 1.800 radares fijos, de tramo y móviles, en las carreteras españolas. Pero ello no ha supuesto un descenso de la siniestralidad con un total de 1.160 fallecidos en accidentes de circulación el pasado 2016, lo que supone 29 víctimas mortales más en 2015. Lo que si ha supuesto es un aumento de la recaudación de un 37%, pasando de 120 millones de euros en 2012, a 164 millones de euros en 2016.
Continuar leyendo...

Recaudación por radares

Aumenta la recaudación por radares

Existe una sensación que es casi generalizada en lo que respecta a los radares que la Dirección General de Tráfico, una sensación que la misma DGT parece potenciar cada día que pasa y es aquella que acusa de afán recaudatorio el empleo de estos dispositivos de medición de velocidad. Es un tema recurrente en multitud de conversaciones e incluso en medios especializados se habla sobre, más aún cuando parece ser que la recaudación mediante radares ha subido nada menos que un 37%.   Los límites que tienen las carreteras españolas actualmente, esos 120 km/h en autopista por ejemplo, datan de la década de los 70, cuando los vehículos y las carreteras estaban a años luz de distancia de lo que hoy podemos disfrutar. Son límites totalmente superados y que son fáciles de sobrepasar a poco que te descuides y no vigiles el velocímetro del coche. En teoría, la DGT argumenta para seguir manteniéndolos y no modificarlos la seguridad de todos los usuarios que recorren cada día las carreteras españolas, motivo más que loable y absolutamente respetable, siempre y cuando se cumpliera…
Continuar leyendo...