Cómo preparar tu coche para un viaje largo

Conviene hacer una revisión exhaustiva con tiempo suficiente para reparar posibles fallos cuando te dispones a realizar un viaje largo en carretera.

viaje largo

La mayoría de los españoles disfrutará de las próximas vacaciones después de viajar en coche. El destino no siempre está cerca de donde cada uno vive, así que antes de viajar conviene comprobar el estado del coche.

Este tipo de revisiones no debe hacerse como mínimo una vez al año, pero como la mayoría de los conductores no sigue este consejo, no está mal aprovechar estas fechas en la que se va a viajar para hacer un chequeo. Hay conductores con conocimientos de mecánica suficientes como para revisar estos elementos y preparar el coche para un viaje largo. En caso contrario, es necesario llevar el automóvil a un taller.

Compara diferentes presupuestos para escoger el más adecuado. No hace falta que vayas al concesionario oficial: el control del coche puedes hacerlo en cualquier taller sin perder la garantía del fabricante y con los recambios que se deseen. Eso sí, el fabricante no te cubrirá desperfectos originados por una reparación defectuosa en un taller ajeno.

revision

TEST BASICO

Neumáticos

Son imprescidibles para la seguridad. Son la única parte del coche que está en permanente contacto con la carretera y deben estar siempre en un estado óptimo. Aunque hagas pocos kilómetros, ¿sabes que las ruedas caducan? Además, comprueba su desgaste (sobre todo en los flancos, por si tienen algún golpe) y controla la presión en frío. También el estado de los flancos, por si tienen algún golpe.

Frenos

Compueba los discos y las pastillas. Muy pocos conductores saben comprobar si los frenos están en buen estado por lo que es aconsejable acudir al taller mecanico.

Nivel de aceite

Revisa la fecha del último cambio. Luego comprueba el nivel de aceite, en frío y con el coche nivelado.

Otros líquidos

Comprueba los niveles del líquido de frenos, limpiaparabrisas, agua, líquido de dirección y de refrigeración.

Luces

Son esenciales en la conducción, sobre todo, de noche. Una vez que conoces las luces de tu vehículo, debes comprobar, además de que funcionan correctamente, los faros deben estar limpios y a la altura correcta. Hay que vigilar que se dispone de luces de recambio y de las herramientas necesarias para sustituirlas si fuera preciso.

Dirección y suspensión

Los amortiguadores son muy importantes y forman parte del llamado triángulo de seguridad (junto a neumáticos y frenos). Comprueba que los amortiguadores están en buen estado.

Asientos

Comprueba que los anclajes estén en perfectas condiciones.

Filtro del aire

La seguridad no depende de él, pero si está sucio aumentará el consumo del carburante.

Pero un coche no es solamente mecánica, aunque que todo funcione correctamente es la principal medida de prevención. Además debes comprobar que en el coche no falten algunos elementos:

Rueda de repuesto: en buen estado, por si debes sustituir una estropeada, en caso necesario. Por supuesto, gato y llave. No todos los coches lo tienen, algunos cuentan con rueda de galleta o kit reparapinchazos.
Chaleco reflectante: es obligatorio. Hay que llevarlo en un lugar accesible desde el puesto del conductor.
Triángulos de emergencia homologados.
Documentación: todos los “papeles” del vehículo, y la póliza del seguro.

fuente: Luis Ramos desde coches.com

Leave a Reply

Next ArticleLos nuevos límites de velocidad llegarán tras el verano