Dejar coche relantí

¿Por qué dejar el coche un rato al ralentí?

El automóvil es una máquina que requiere de ciertas atenciones. Además, son atenciones que de ponerlas en práctica, terminan por convertirse en una costumbre que se lleva a cabo sin pensar. Es automático y no produce molestia. Por eso, seguro que encuentras por la red muchas recomendaciones para tener en cuenta cuando se conduce. Pero, ¿y antes de conducir?

 

Antes de iniciar la marcha, hay cosas que se deberían hacer para el buen funcionamiento del coche en general. Pequeños pasos que se pueden automatizar en apenas unos días y que ayudarán a tener el coche como el primer día. Sobre todo ahora que llega el invierno. No obstante, nosotros nos vamos a centrar ahora en una de ellas, que para muchos conductores es una nimiedad e incluso, hay quien recomienda justo lo contrario de lo que vamos a contarte.

 

Una vez hemos entrado en el coche y nos hemos acomodado, todos nos ponemos el cinturón y posteriormente arrancamos el motor e iniciamos la marcha. Un orden que sería interesante cambiar para alargar la vida del motor. En lugar de ponernos el cinturón y poner en marcha el motor, deberíamos poner en marcha el motor y luego, ponernos el cinturón. Pero nunca debemos iniciar la marca con el motor recién arrancado.

 

 

Vamos a explicarlo. El motor, como todos sabéis, necesita de una lubricación. Esa lubricación la lleva a cabo el aceite que con el motor parado, está en el cárter, la zona más baja de nuestro propulsor. Desde ahí, tiene que repartirse por todas las zonas del motor y como está frío, su densidad es mayor y no resulta tan fácil que se reparta como debe. El hecho de arrancar primero el motor y luego colocarnos el cinturón, permite que ese aceite llegue a todas las partes del motor protegiendo las mismas como corresponde.

 

Tras esto, es recomendable iniciar la marcha a un ritmo suave, sin acelerones, pues el aceite todavía no ha cogio temperatura y no cubre bien las piezas metálicas. Si después de arrancar el motor iniciamos la marcha sin más, obligaremos a la mecánica a trabajar sin lubricación durante un tiempo. Es poco, pero suficiente para acelerar su desgaste. Esta práctica, con el paso de los kilómetros, hace que los motores consuman más aceite, suenen muy mal y no tengan las prestaciones que deberían tener.

 

Respecto a un apartado que hemos comentado antes, sobre iniciar la marcha nada más arrancar, se debe al consumo. Todos aquellos que abogan por la reducción de consumos al máximo, te dirán que arrancar el motor e iniciar la marcha de inmediato reduce la contaminación. Y en el fondo tienen razón, pero la reducción es tan mínima que los riesgos para el motor tienen más peso y es mejor esperar unos segundos a iniciar la marcha nada más arrancar. Y cuando decimos segundos, es literal. Con esperar entre 20 y 30 segundos, será más que suficiente para que el aceite llegue a donde tenga que llegar.

Leave a Reply

Next ArticleAsí es la nueva ITV